jueves, enero 08, 2009

CAMBIOS

[de mes en Mes]Mundo Obrero/enero 2009

CAMBIOS

En el proceso de la IX Asamblea Federal de IU que se cerró el 14 de diciembre, ha sido elegido Cayo Lara militante del PCE, y coincidente con su línea política, como nuevo Coordinador de IU. El cambio se ha producido y ha sido por una persona que se presenta como el coordinador de toda IU y que no reniega de su condición de comunista. Nuestro Secretario General, Paco Frutos, tiene en su haber una frase que le he venido escuchando durante el periodo convulso de los pasados cuatro años, en la que manifestaba que en IU era necesario que se cambiase al máximo responsable (aunque fuese por alguno de los dirigentes de su entorno más proclives al dialogo y el acuerdo interno), para que las cosas cambiaran. Siguiendo en la tónica de las palabras del Secretario General del partido, el cambio se ha producido en la coordinación, en la política, en las formas, en el mensaje y en la imagen, pero desde perspectivas distintas de hace unos cuantos meses solamente, y fruto de un proceso de unidad de gentes de IU (militantes del PCE, independientes, pluralidades) en la necesidad de un giro a la izquierda, su referencia Cayo Lara.

Como si de una espiral se tratase, en CCOO se ha producido otro cambio no menos importante, el de José María Fidalgo por Ignacio Fernández Toxo en la Secretaria General del sindicato, el primer sindicato del país. Toxo ha sido apoyado por el sector crítico de CCOO y los compañeros y compañeras asumirán tareas de dirección y de gestión de las que durante años han estado excluidos. El nuevo secretario de las Comisiones Obreras ha marcado impronta en sus primeras declaraciones, un nuevo sesgo en el discurso, cosas que nos suenan como: "la cercanía a la gente y a sus problemas", ha llamado la atención al gobierno del PSOE sobre sus incumplimientos en referencia al SMI y critica el modelo de crecimiento y de producción basado el sector servicios y el ladrillo.

Puede ser, que no sea nada y que solo el azar o avatares del destino hayan hecho posible que en menos de un mes, en las dos organizaciones de la izquierda se produzcan cambios tan importantes. No podemos pecar de exceso de optimismo, pero siguiendo con "un austero análisis de la situación", que diría Paco Frutos, en política (y en el sindicalismo) no hay casualidades y posiblemente (digo) el trabajo realizado por sectores de la izquierda alternativa en este país, haya dado un pequeño fruto. Sectores que se han implicado con otros en la búsqueda de alianzas para encontrar marcos más amplios de actuación, más allá de un manido e interesado como ineficaz discurso de las esencias. Alguien dijo una vez: "no podemos aproximarnos a los de fuera, expulsando los de dentro". Sirva esta lección para el futuro, y más, para el que se abre ahora.

Cayo Lara se estrenó con algo que no sucedía desde hace mucho tiempo en IU, con la apertura de un debate de ámbito nacional, sobre el tema de la necesidad de una huelga general si las cosas seguían como hasta ahora: apoyo a la banca con el dinero de todos, expedientes de regulación de empleo y despidos en sectores que han tenido beneficios y en empresas subvencionadas, etc. Venia así a romper cierto "consenso" económico y político y social entre los grandes poderes, sobre las cosas que debían o no hacer o decir para seguir con el stablismen, con el poder establecido y en el que no contaba con los trabajadores y con la mayoría social de este país. Las reacciones no se han hecho esperar, desde el progresismo vacuo se ha resucitado la estrategia gebeliana, montada por la X (FG) de los Gal y de la corrupción que dio la victoria al PP, la pinza a la que solo los ingenuos, desinformados y difamadores le dan pábulo. Y desde la derecha económica y política la añoranza de tiempos pasados, su anticomunismo y que ven como se resitúa el enemigo de clase en posiciones de avance en la defensa de los intereses de la clase trabajadora y de la mayoría social de este país. El debate suscitado ha calado o estaba presente en la sociedad, así, en una encuesta realizada para la Sexta entre votantes del PP y del PSOE, el 44,3% apoyaba la huelga general y el 50,5% no. El titular rezaba: no hay motivos para la huelga general (sic) y, todo esto sin incluir a los votantes de IU. Parece pues, que la reflexión sobre la huelga la comparten más gentes que los votantes o militantes de IU. Un 44 % no es un apoyo baladí. Será este el problema.

Paro también, IU con Cayo a la Cabeza ha planteado medidas concretas que palien la situación de los trabajadores, de las PYMES, los autónomos y la economía social, la que da empleo a más del 60/70 % en este país. Anunciando que "Exigiremos al Gobierno que cree un fondo de 50.000 millones de euros para ayudar a la economía productiva, la economía real". Esta propuesta se encardina en la "máxima prioridad" para IU que es la crisis, y los más de 3.000 parados que hay cada día. Tras auxiliar a la banca con un fondo de rescate de 30.000 millones y la emisión de avales de hasta 100.000 millones y poner a disposición de los ayuntamientos los 8.000 millones de euros, que IU juzga insuficientes, para los municipios, "el gobierno debe ahora dedicarse con urgencia a proteger a las PYMES y a los 3,3 millones de autónomos". Por eso se pedirá al Gobierno que articule una bolsa de 50.000 millones que sirva para las familias, rescatar o avalar pequeñas empresas y trabajadores autónomos a través del ICO, que hoy sufren el ahogo de la banca que no gestiona las peticiones de liquidez ya que hoy se gestiona y se cobra todo con pagares.

Que el capitalismo es el problema, que esta fase del neoliberalismo ha sido la que más nefasta para la historia (hasta ahora), lo demuestra la "estafa madoff". Una estafa a los grandes círculos financieros, que nadie se atreve a cuantificar y que demuestra la codicia y el afán depredador del sistema financiero internacional. Ahora se excusan en que no han funcionado los controles y, al pope en otros tiempos gurú, lo repudian los mismos que lo auparon y que durante más de una década les estuvo dando rédito. El problema no es Madoff o los controles, el problema es el sistema capitalista y el modelo neoliberal. He ahí el quid de cuestión, acabar con un sistema corrupto.

El próximo año está plagado de retos para la izquierda y para los comunistas: las elecciones gallegas, las vascas, las europeas, la fiesta del PCE y su XVIII Congreso. De ahí la importancia de seguir sumado para el proyecto, de que el retrovisor sirve para reflexionar, para ver en qué pudimos errar y rectificar de cara al futuro, no para actuar contra los que opinan de forma diferente, si no para convencerlos. No sobra nadie, nos hace falta mucha gente, más todavía. Hay restas que no suman. En la perspectiva del XVIII Congreso la unidad interna en torno al debate colectivo, la suma de posiciones, la estabilidad de las direcciones de las federaciones y del PSUC partido hermano, es fundamental para seguir sumando y avanzando y en la resolución de los conflictos internos de forma satisfactoria y democrática de cara a situar al PCE en una nueva perspectiva, más fuerte, situándolo en la nueva realidad interna y externa que se abre, organizado frente a la crisis y con la clase trabajadora, movilizando frente a la injusticia y por la igualdad. En definitiva un partido con un programa, un marco de acción y con una organización de y para l@s trabajador@s. Feliz año.

Ginés Fernández González,
Director de Mundo Obrero
http://elblogdexenxo.blogspot.com

2 comentarios:

Jorge dijo...

¿Cuándo va a ser el Congreso del PCE? Según los Estatutos debería celebrarse antes del verano.

xenxo fergon dijo...

El congreso del PCE esta previsto para el 2009, falta ajustar la fecha a todo el calendario político.